¿Quién ordenó realmente el asesinato de Luna?

En la tarde del 5 de junio de 1899, el general Antonio Luna llegó al kumbento de Cabanatuan para reunirse con Emilio Aguinaldo. Cansado de viajar más de 100 kilómetros desde su base en Bayambang, estaba comprensiblemente molesto cuando le dijeron que el presidente se había ido ese mismo día. Luna fue recibida por Felipe Buencamino, con quien había tenido desacuerdos previos. Luego estaba el Capitán Pedro Janolino, así como los guardaespaldas presidenciales de Kawit reintegrados por Aguinaldo después de haberlos desarmado. El resto, como dice el cliché, es historia.

Luna, junto con su ayudante, el coronel Paco Román, fue asesinado. Luna sufrió más de 30 heridas por bolos, bayonetas y balas. Un hombre menor habría muerto instantáneamente por la mitad de sus heridas, pero el general pudo salir tambaleándose del edificio, maldiciendo a sus asesinos, antes de caer sin vida en el patio de la iglesia. Cuando todo terminó, la madre de Aguinaldo, quien vio la matanza desde una ventana de la iglesia, dijo: ¿Sigue moviéndose? (Áun está vivo)?



Posteriormente, Luna y su ayudante recibieron un entierro militar adecuado. Pero las preguntas persisten hasta el día de hoy: ¿Quién realmente ordenó el asesinato de Luna? ¿Luna realmente fue convocada a una reunión con Aguinaldo? Si es así, ¿por qué no estaba Aguinaldo? ¿Y por qué quedaron atrás los guardaespaldas Kawit de Aguinaldo, cuando su trabajo era asegurar al presidente en todo momento?



La historia de los libros de texto se ha simplificado demasiado para culpar a Aguinaldo cuando la historia es más complicada. Sabemos sobre el asesinato, pero no los otros eventos que llevaron al sangriento final de Luna. De The Evening News, un periódico estadounidense publicado en Washington, leemos este informe una semana después: Lo que aflige a la educación filipina Algarabía Por qué se postula para vicepresidente

Manila, 13 de junio [7.35 p.m.] - El general Luna, teniente comandante del ejército filipino, ha sido asesinado por orden de Aguinaldo. Fue asesinado a puñaladas por un guardia seleccionado por Aguinaldo para matarlo. Aquí se recibieron informes esta mañana dando la noticia de que Luna había sido asesinada, pero la información al principio fue desacreditada. Sin embargo, la investigación demostró que Luna había sido asesinada y el general Otis tiene información auténtica sobre la muerte del general insurgente.



Los detalles de la tragedia muestran que el martes pasado el general y su ayudante, el coronel Ramón [Roman], visitaron la sede de Aguinaldo en Cabanatuan, con el propósito de procurar la autoridad de Aguinaldo para encarcelar a todos los filipinos sospechosos de ser amigos de Estados Unidos. El general Luna preguntó al capitán de la guardia en el salón inferior del cuartel de Aguinaldo, si Aguinaldo estaba en casa, a lo que el capitán respondió de manera insolente: 'No sé'.

Luna reprendió vigorosamente al oficial por su insolencia, tras lo cual el capitán puso su mano sobre su revólver. Luna sacó instantáneamente su revólver y disparó contra el capitán, que estaba solo un segundo detrás del general en desenvainar su arma. El capitán devolvió el fuego. Ambos fallaron y el coronel [Roman] interfirió, después de lo cual un sargento de la guardia apuñaló a Luna con una bayoneta. La guardia entera luego atacó a Luna y [Roman] con bayonetas y bolos, matándolos pronto. Las heridas de ambos hombres fueron numerosas.

El guardia cuya insolencia hacia Luna fue la principal causa del asesinato fue, se dice, arrestado, juzgado por un consejo de guerra y prontamente absuelto. Otros consejos dicen que Ney [?], Por orden de Aguinaldo, insultó intencionalmente a Luna y forzó una pelea. Un informe dice que Luna recibió un disparo antes de que Ney lo apuñalara.



La información anterior fue enviada por el líder filipino, Pedro Paterno, a su hermano en Manila por mensajería especial y está confirmada por otras fuentes. El asesinato de Luna recuerda el destino similar de Andrés Bon [i] facio en la provincia de Cavite al comienzo de la revolución. Ambos eran rivales de Aguinaldo por el liderazgo de los filipinos.

Luna era sumamente impopular entre las tropas filipinas debido a sus modales obstinados y dictatoriales, y se expresa muy poco pesar por su muerte. Luna y Aguinaldo no pudieron ponerse de acuerdo sobre la forma de conducir la campaña y se dice que el jefe rebelde temía ser asesinado por órdenes de Luna. La muerte del general Luna es considerada por la mayoría de los filipinos como una bendición sin disimulo.

El ayudante general Corbin se negó esta mañana a discutir el supuesto asesinato del general Luna. No negó que el general Otis había informado al departamento de la muerte de Luna, pero se negó a afirmar. Se cree que la muerte de Luna marcará el inicio de una ruptura en las filas insurgentes. A pesar de su falta de acuerdo con Aguinaldo, Luna indudablemente tenía muchos seguidores entre los rebeldes y, se cree, resentirán su asesinato.

Se cita a Pedro Paterno como fuente para el reportaje de noticias y otros que aparecieron en periódicos estadounidenses.

Paterno estaba predispuesto en contra de Luna, y es obvio que los más amenazados por Luna se protegieron jugando con el miedo y la inseguridad de Aguinaldo. Se deshicieron de Apolinario Mabini por intriga, Luna tuvo que ser eliminada por asesinato. Una lectura más matizada de los desafíos que enfrentó la efímera Primera República de Filipinas nos lleva al complejo trasfondo del asesinato de Luna.

La historia ofrece una perspectiva de la intriga que se arremolina sobre todos los aspirantes a la presidencia para las elecciones del próximo año. La historia sigue siendo relevante porque en ella llegamos a comprender la naturaleza humana y a apreciar por qué somos como somos.

* * *

Los comentarios son bienvenidos en [email protected]