Enseñe a los hombres a no violar

Cuando una mujer dice que ha sido violada, una de las primeras preguntas que le hacen es: ¿Qué llevaba puesto? A menudo, la consulta la plantean los encargados de hacer cumplir la ley. Pero otras veces proviene de la boca de personas a quienes la sobreviviente de violación busca consuelo, protección, comprensión. Pueden ser el cónyuge, novio o pareja del sobreviviente. O padres y otros miembros de la familia. La pregunta la pueden plantear amigos, compañeros de trabajo, trabajadores sociales, consejeros, jefes e incluso miembros de los medios de comunicación.

Y siempre, implícito en la pregunta hay un corolario: ¿Hiciste algo para provocar la violación? ¿Tentó al violador enviándole señales de que deseaba tener sexo?



Para contrarrestar el mito prevaleciente de que la ropa provocativa incita a la violación, se han realizado exposiciones en los Estados Unidos y en Europa en torno al tema ¿Qué vestías? Las exhibiciones presentan prendas de vestir replicadas similares a las que usan las víctimas de agresión sexual, con breves relatos de lo que sucedió antes y durante la violación.



Las prendas de vestir sorprenden no por ser reveladoras o sexys, sino porque se ven tan ordinarias y banales. Incluyen pijamas, chándales e incluso una camiseta infantil de My Little Pony. En una exhibición, hay un bikini negro que la víctima usó mientras nadaba con amigos. Fue violada después de entrar en una tienda de campaña para cambiarse. De hecho, las mujeres han sido violadas incluso con los atuendos más ocultos: un hábito de monja, un burka que cubre al usuario de la cabeza a los pies con la cara detrás de un velo, un uniforme escolar e incluso un atuendo de guardia de la prisión. Mayor Isko: Todo para ganar, todo para perder ¿Compañeros de cama separados? Lo que aflige a la educación filipina

Como explicó un organizador de la exhibición, decidieron montar las exhibiciones para crear una respuesta tangible a uno de nuestros mitos de la cultura de la violación más generalizados, porque la creencia de que la ropa o lo que alguien usaba 'causa' la violación es extremadamente dañina para los sobrevivientes.



Por lo tanto, es un shock, incluso un escándalo, que décadas después de que el movimiento mundial de mujeres hiciera público el hecho de que la violación no es un crimen nacido de la lujuria o el deseo, sino de la violencia y la dominación, el debate está resucitando una vez más en nuestra tierra. La discusión pública fue instigada por una publicación en las redes sociales de un comando de la policía provincial que advirtió a las niñas que no usaran vestidos cortos y luego acudieran corriendo a las autoridades después de haber sido abusadas sexualmente.

La respuesta inmediata no provino de una organización de mujeres o de la Comisión Filipina de Mujeres, sino de una estudiante de 19 años en los Estados Unidos que resulta ser la hija de la actriz Sharon Cuneta y el senador Francis Pangilinan.

¿Dejar de enseñar a las niñas a vestirse? Enseñe a la gente a no violar, tuiteó Frankie Pangilinan en reacción al puesto de FB de la policía.



La reacción de indignación de Pangilinan fue luego recogida por el comentarista de radio Ben Tulfo, uno de los cuatro hermanos Tulfo que han creado un personaje mediático común de machismo agresivo. Refiriéndose a Pangilinan como hija, una forma de dirección reservada para niñas y mujeres jóvenes, Tulfo declaró: El deseo de un violador o delincuente sexual juvenil de cometer un delito siempre estará ahí. Todo lo que necesitan es una oportunidad, cuándo cometer el crimen. Luego agregó: Señoras sexys, ¡cuidado con la forma en que se visten! Estás invitando a la bestia.

A lo que la joven replicó: La cultura de la violación es real y producto de esta línea precisa de pensamiento, donde el comportamiento es normalizado particularmente por los hombres. En cuanto a la condescendencia con la que Tulfo se dirigió a ella, dijo: Llamarme hija no menospreciará mi punto, luego cambió su nombre en Twitter a hija, que pronto generó el hashtag '>

Bully para Pangilinan y la tribu #HijaAko por educar a Tulfo. Es 2020, y ya es hora de llamar, cancelar y oponerse a la repetición de culpar a las mujeres como víctimas. Hijas e hijos del mundo evolucionado que se niegan a victimizar aún más a los sobrevivientes de violación y asalto: sigan martillando al resto de los trogloditas misóginos que se acicalan, especialmente a los privilegiados con megáfonos o púlpitos matones, hasta que su pensamiento peligroso y lamentable sea desterrado. bien.