La posesión es nueve décimas partes de la ley

En 30 de noviembre de 1972 , los delegados firmaron lo que ahora conocemos como la Constitución de 1973. Habían pasado dos meses en la ley marcial. El portavoz Cornelio Villareal y dos congresistas se presentaron en la Convención Constitucional, junto con el Procurador General Estelito Mendoza. Tanto los delegados como los miembros del Congreso (que estaba en receso y no debía volver a reunirse hasta enero de 1973) tenían un gran interés en el resultado.

Ferdinand Marcos se aseguró de difamar a sus ex colegas del Congreso al registrar en su diario que después de que se impuso la ley marcial, por ejemplo, en 2 de noviembre , se reunió con el presidente del Senado, Gil Puyat, el presidente del Senado, José Roy, el presidente del Senado, el presidente Villarreal, y el presidente de la Cámara, José Aldeguer, para obtener su aprobación para un plebiscito sobre la nueva Constitución (y para solicitar sus recomendaciones sobre su contenido). Posteriormente, estas recomendaciones parecían centradas en los cuatro tratando de convencerlo de que les diera puestos en el nueva Asamblea Nacional Interina que reemplazaría al Congreso. En 11 de noviembre de 1972 , el día que terminó el borrador de la Constitución (Marcos se había estado reuniendo con delegados sobre los borradores de la nueva Constitución el 9 de noviembre , por ejemplo), Marcos registró que los legisladores propusieron nombrar presidente al vicepresidente Fernando López (un cargo ceremonial); El presidente del Senado, Puyat, como presidente de la Asamblea Nacional, y el presidente de Villareal, como líder mayoritario. Marcos rechazó su propuesta, sugiriendo diplomáticamente que podrían resolver estos detalles más adelante, ya que todos, desde el vicepresidente hasta todos los senadores y congresistas titulares, se sentarían en la Asamblea Nacional Interina. Ellos aceptaron dócilmente. En realidad, Marcos tenía una red más amplia que lanzar: le daría al presidente de la Convención Diosdado Macapagal la posibilidad de ser presidente (ceremonial), al tiempo que aseguraba la aprobación del proyecto de Constitución redactado por el Palacio al estipular que los delegados de la Con-Con que votaran por él automáticamente se convierten en miembros de la Asamblea Nacional Provisional. Al final, traicionó a legisladores y delegados por igual al enmendar la Constitución de 1973 en 1976 para eliminar las membresías automáticas.



El dilema de Marcos era este. El Congreso debía volver a reunirse en enero de 1973. Los desafíos a la ley marcial podrían prosperar en los tribunales (a pesar de que él haya decretado específicamente la legalidad de la ley marcial fuera del alcance de los tribunales) o en el Congreso. Necesitaba una nueva Constitución antes de esa fecha. Sin embargo, la Corte Suprema había recibido casos contra la celebración de un plebiscito a mediados de diciembre, lo que obligó a Marcos a posponer la celebración de un plebiscito. Tuvo que recalibrar. Como gran parte de la Nueva Sociedad, Marcos buscó ejemplos de la Ocupación japonesa para utilizarlos en su proyecto autoritario, en este caso, las asociaciones de vecinos durante la Ocupación. Entonces, en diciembre de 1972 Marcos creó asambleas ciudadanas para resolver el problema de que su propuesta de Constitución perdiera si se realizaba un plebiscito adecuado utilizando el voto secreto. El 1 de enero de 1973, Marcos anunció que estos serían el vehículo para aprobar la nueva Constitución, que se llevó a cabo del 10 al 15 de enero (más tarde en enero de 1973 , renombró las asambleas de ciudadanos como barangays. Y en 1974 , decretó la abolición del barrio y su reemplazo por el barangay. Al hacerlo, cortó las viejas máquinas políticas y construyó su propia red de gobierno básica en deuda con su régimen).



En medio de esta reingeniería de los gobiernos locales, Marcos estaba ocupado neutralizando a los oficiales que habían seguido la ley marcial esperando recompensas tangibles. Mayor Isko: Todo para ganar, todo para perder ¿Compañeros de cama separados? Lo que aflige a la educación filipina

En 13 de enero de 1973 , mientras las asambleas ciudadanas estaban produciendo sus resultados, Marcos escribió que les dijo al portavoz Villarreal y al líder mayoritario Veloso que iba adelante con una nueva Constitución con disposiciones que pueden ser diferentes a las aprobadas por la Con-Con, con un definido período para un gobierno interino; que tendríamos que retener poderes para prevenir una crisis constitucional, un eufemismo para decir que todos los acuerdos originales para acomodarlos serían pospuestos temporalmente. Para el 22 de enero de 1973, el Congreso estaba cerrado con candado y Marcos había proclamado la nueva Constitución vigente. Días tensos seguido , aunque por 27 de enero ,la mayoría de los magistrados (escribió Marcos) se había inclinado a aprobar la nueva Constitución, pero que quieren tener la seguridad de su permanencia en el cargo bajo la nueva Constitución con nuevos nombramientos. Por 29 de enero , parecía satisfecho de que los jueces hubieran recibido el mensaje. En marzo de 1973, la Corte Suprema obedeció y declaró la nueva Constitución en vigor. Marcos no necesitaba proclamar un gobierno revolucionario.